Los cuatro yogas

Requisitos para una vida yóguica

Pureza moral y una verdadera aspiración espiritual, son los primeros pasos en el camino del Yoga. Aquel que tiene una mente calmada, fe en las palabras de su Maestro y en las escrituras, que es moderado en comer y en dormir, y que posee un intenso anhelo por liberarse de la cadena de nacimientos y muertes, es una persona apta para la práctica del Yoga.

Un aspirante en el camino del Yoga deberá tener fe, energía, ánimo, coraje, paciencia, perseverancia, sinceridad, pureza, optimismo, desapasionamiento, aspiración, concentración, serenidad, autocontrol, veracidad, no violencia y generosidad.

Una vida austera y simple es indispensable para el Yoga. El fundamento del Yoga es el autocontrol. La disciplina tanto física como mental es la esencia del Yoga.

En la práctica del Yoga hay un cambio en la tendencia natural de la mente, la cual está moviéndose constantemente hacia los objetos externos. La firmeza mental, es esencial para invertir el constante fluir habitual de la mente. Ante todo es necesario aquietar y controlar la mente, si nó será imposible cambiar su curso en la dirección opuesta.

Los cuatro senderos

Las cuatro principales vías para la Realización de Dios son: Karma Yoga (el camino de la acción sin deseo), Bhakti Yoga (la vía de la devoción y el Amor Divino) Jnana Yoga (el Yoga del autoconocimiento) y Raja Yoga (el Yoga del control mental). El Karma Yoga es apropiado para las personas con un temperamento activo, el Bhakti Yoga para las personas con un temperamento devocional, Raja Yoga es para aquellos que tengan un temperamento místico y el Jnana Yoga es para personas con una naturaleza racional y filosófica.

Karma Yoga es el camino del servicio desinteresado y el desarrollo de la voluntad. Bhakti Yoga es la vía de la exclusiva devoción al Señor y la canalización de las emociones hacia la Divinidad. Jnana Yoga es el camino de la Sabiduría y el Discernimiento (VIVEKA). Raja Yoga es la senda del autocontrol. Jnana Yoga es el camino de la Sabiduría y el Autoconocimiento.

La voluntad consagra todas las actividades con una completa entrega a Dios, el intelecto realiza Su gloria y majestuosidad. La emoción experimenta la dicha del éxtasis divino. Las tres verdades eternas son: Jnana, Karma y Bhakti. Dios es verdad, bondad y amor. Dios es experimentado por el devoto a través del amor, el Karma Yogui a través de la bondad y el Jnana Yogui por la verdad.

Algunos sostienen que la práctica del Karma Yoga es el camino de la salvación, Otros, que la devoción al Señor. es el único medio para la autorrealización. Algunos creen que la sabiduría es el único camino para alcanzar la beatitud final. Aún hay otros que afirman que la unión de los tres senderos es igualmente eficaz para alcanzar la perfección y la liberación.

Yoga de Síntesis

No es recomendable un desarrollo unilateral. La religión debe educar y desarrollar la totalidad del hombre (corazón, intelecto y mano). Sólo entonces alcanzará la perfección.

El hombre es una extraña y compleja máquina de deseos, sentimientos y pensamientos. Desea la posesión de los objetos de sus deseos. Tiene emociones y por tanto siente.

Tiene raciocinio y por tanto, piensa y racionaliza. En algunos, el elemento emocional puede predominar, mientras que en otros el elemento racional puede dominar. Así como deseos, sentimientos y pensamientos no son algo distinto y separados, del mismo modo, trabajo, devoción y conocimiento no son exclusivos de uno u otro.

En la mente hay tres defectos: impureza, distracción y el velo de la ignorancia. La impureza debe ser eliminada por la práctica del Karma Yoga. La distracción debe ser eliminada por la devoción. El velo debe caer por la práctica del Jnana Yoga. Sólo después, la realización es posible. Si quieres ver tu cara con claridad reflejada en el espejo, debes quitar el polvo, mantenerlo firme, y luego quitar la cobertura también. Sólo puedes ver tu rostro reflejado claramente en el agua del lago si lo turbio es apartado, si el agua que es agitada por el viento se calma y si quitas el musgo que está flotando en la superficie.

Acción, emoción e inteligencia son los tres caballos que están ligados al carruaje del cuerpo. Ellos deben trabajar en perfecta armonía y unión. Sólo entonces el carro se deslizará suavemente. Debe ser un desarrollo integral. Deberás tener la mente de Sankara, el corazón de Buda y las manos de Janaka.

Sólo el Yoga de la Síntesis brindará un desarrollo integral. Sólo él, te ayudará a desarrollar la mente, el corazón y las manos y te conducirá a la perfección. El ideal de la religión es saber moverse en armonía y equilibrio en todas las direcciones. Esto puede lograrse por la práctica del Yoga de la Síntesis.

Contemplar la unidad del Ser en todo,
es Jnana, (sabiduría) Amar al Ser es Bhakti.
Servir al Ser es Karma, acción.

Cuando el Jnana Yogui obtiene la sabiduría, está también dotado con devoción y servicio altruista. Karma Yoga es para él una expresión espontánea de su naturaleza espiritual, ya que él ve la unidad del Ser en todo. Cuando el devoto alcanza la perfección en la devoción, posee también la sabiduría y actividad. Por eso también Karma Yoga es una expresión espontánea de su naturaleza divina, ya que él contempla la unidad del Ser por doquier. El Karma Yogui alcanza la sabiduría y la devoción cuando sus acciones son enteramente desinteresadas. Las tres sendas son, en efecto, una sola en la que los tres diferentes temperamentos enfatizan uno u otro de estos constituyentes inseparables. Yoga proporciona el método por el cual el Ser puede ser contemplado, amado y servido.